Planeta

Empresas de cruceros pretenden destruir hábitat de Ballenas en BCS

OCTAVO DÍA | 10.10.2012 04:41 hrs.

Mega-Cruceros podrían afectar directamente a las Ballenas.
Share Button

La Paz, Baja California Sur.- El proyecto es promovido por la Administración Portuaria Integral (API) de Baja California Sur, quien pretende dragar un canal de 3,550 metros de longitud con el fin de dar la profundidad necesaria para el paso de buques de gran calado y que puedan atracar en el Puerto San Carlos, en el Municipio de Comondú, zona de refugio y reproducción para las ballenas grises.

El Senado de la República exhortó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) realizar estudios a profundidad de un proyecto de dragado que pone en riesgo a las ballenas grises, al permitir la entrada de cruceros de las empresas Holland América Line y Carnival Cruise Line en su área de reproducción en la península de Baja California.

Mediante un comunicado, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) celebró tal exhorto hecho a través de un punto de acuerdo por la senadora Ninfa Salinas Sada.

En él, se solicitó a la Semarnat hacer un estudio a profundidad sobre el impacto que puede provocar el dragado previsto en la manifestación de impacto ambiental para crear y mantener el canal de navegación alterno en Puerto San Carlos, dado al posible daño que puede ocasionar para las ballenas grises, en sus áreas de migración, crianza y reproducción.

Asimismo, pidió realizar una reunión y consulta pública de información, así como los estudios necesarios para declarar a Bahía Magdalena en Baja California Sur como Hábitat Crítico.

"Este proyecto de la API podría poner en grave riesgo a las ballenas grises que año con año visitan las lagunas costeras de la península de Baja California ya que existe la posibilidad de los buques y los cetáceos colisionen". 

"Además, existe evidencia que la frecuencia que emiten las propelas de las grandes embarcaciones perjudican la navegación de las ballenas, a tal grado que pueden llevar a una pérdida temporal o definitiva de la capacidad auditiva", subrayó el representante del CEMDA, Agustín Bravo.

De igual forma, destacó que literalmente la API ha admitido que con el dragado se pretende la entrada de los cruceros en temporada de ballenas, lo cual, de acuerdo con la Comisión Ballenera Internacional (CBI) de la cual México es parte, muchas especies de ballenas y delfines pueden ser vulnerables a colisiones con embarcaciones y especialmente con las embarcaciones más grandes; estas colisiones no se notan o no se reportan, sobre todo con las especies más pequeñas. 

Por lo tanto, no sólo los mamíferos pueden resultar heridos o morir; en algunos incidentes también han ocurrido daños serios a la embarcación y heridas o hasta muerte de pasajeros en trasbordadores y álabes, barcos de observación de ballenas y embarcaciones recreativas. 

Mientras que las embarcaciones que se acercan a los cetáceos provocan un enmascaramiento del ruido, los mamíferos marinos no despliegan la capacidad de alejamiento y son colisionados.

"En el CEMDA ya emitimos nuestros comentarios dentro del procedimiento de la evaluación del impacto ambiental, y solicitamos una reunión pública de información sobre el proyecto de dragado. Si a la Semarnat le importan las ballenas, debería abrir este espacio de participación y no debería aprobar el proyecto", finalizó Bravo.