Ciencia

No consumir mariscos y pescados sin cocinar

OCTAVO DÍA | 13.03.2017 09:11 hrs.

Sugiere IMSS sobre todo entre los niños de tres y cinco años de edad
Share Button

La Paz, BCS.- De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en temporada de Cuaresma hay que evitar consumir mariscos y pescados crudos para prevenir intoxicaciones, pues en estas fechas se incrementan hasta en un 15 por ciento, sobre todo entre los niños de tres y cinco años de edad, debido a que aún no se desarrollan completamente sus defensas inmunológicas ni en su estómago hay el suficiente ácido y moco gástrico que los protege.

A través de un comunicado, la delegación del IMSS en Baja California Sur advirtió que los menores de un año por ningún motivo deben consumir mariscos, ya que en éstos, además de la intoxicación, se incrementa el riesgo de padecer alergias. 

Señaló que los efectos iniciales de una intoxicación por mariscos o pescados son náusea, vómito, diarrea y dolor abdominal; este cuadro clínico es pasajero, ya que al comenzar a trabajar las defensas del sistema inmunológico los efectos se auto limitan a uno o dos días; sin embargo, hay que acudir al médico desde que se manifiestan los primeros síntomas, que puede ser de una a seis horas después de haberlos consumido.

Detalló que la intoxicación puede tener un efecto leve como un mínimo dolor de estómago y de cuerpo, o un poco más grave: la aparición de salpullido en abdomen o tórax (que por lo general desaparece en 12 o 24 horas). En ocasiones el médico sólo tiene que administrar algún antihistamínico para quitar las molestias.

Por lo cual, la delegación del IMSS en Baja California Sur recalcó que en esta época las intoxicaciones son dos tipos: de estafilococo y de un microorganismo llamado gonyaulax caten ella, que forma parte de la marea roja. Algunos productos se contaminan con el estafilococo, que es parte del medio ambiente y de nuestro organismo, pero que si se producen en exceso causan graves molestias.

Cabe destacar que los tóxicos de los mariscos se pueden manifestar también como asma, rinitis y dermatitis y no sólo como una enfermedad del estómago.