Política

Hombres enfrentan violencia en pareja, con vergüenza

OCTAVO DÍA | 14.02.2017 11:22 hrs.

Especialistas señalan signos de violencia: Insultos, golpes, chantaje
Share Button

La Paz, BCS.- Los hombres experimentan la violencia en la pareja de una manera más fuerte y con vergüenza debido a que en la sociedad persisten los estereotipos sobre los roles que deben desempeñar cada género.

La subdirectora del Atención Psicosocial del Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVI), Dulce Ivonne Velázquez Olivares, explicó en un comunicado que la violencia en pareja es un problema multifactorial, que no distingue estatus social, económico, cultural, edad, ni de género.

Una persona con una baja autoestima percibe la violencia como algo natural, por lo tanto, la justifica y cuando este tipo de víctimas reciben atención, la mayoría llegan con un estado emocional ambivalente y en muchas ocasiones no dimensionan la condición a la que están sometidas.

La funcionaria advirtió que este tipo de violencia es un problema generacional pues desde muy temprana edad al hombre y a la mujer se les inculcan patrones que deberán desarrollar a lo largo de su vida, desde el color de ropa que deben vestir hasta el rol que desempeñarán dentro de la sociedad.

Los factores que hacen a la persona vulnerable y sujeta a una dinámica de violencia en casos extremos dentro de la relación de pareja son de tipo psicológico como la baja autoestima; también inciden la falta de recursos económicos, el tipo de educación y el entorno socio-cultural, detalló la funcionaria.

Los generadores de violencia  ejercen un control sobre la pareja a un nivel exacerbado; “observamos que las víctimas sienten que el discurso que el victimario les emite es totalmente cierto, y que si no tienen esta dinámica en la relación se van a perder en el mundo, al igual que sin esta retroalimentación afectiva sienten que no valen nada”.

Advirtió que en algunos casos de violencia entre parejas que se pueden denominar disfuncionales, derivan en agresiones físicas y hasta en la pérdida de la vida, como son los feminicidios, por lo cual es importante la denuncia para que sean atendidos a tiempo.

Aunque la mayoría de los casos que atienden son de mujeres, también hay hombres afectados por ese problema que requieren asistencia, pues en ellos se pone de manifiesto la vergüenza y una serie de estigmas propios de su género.

El Centro de Atención a Riesgos Victimales y Adicciones (Cariva) atendió el año pasado mil 743 casos de hombres víctimas de violencia de pareja o en el seno familiar, por parte de hijos o padres, señala la funcionaria.

Velázquez Olivares agregó que esos estereotipos se dan más en poblaciones rurales donde están latentes ideas como la supremacía masculina, conceptos como el poder y el dominio sobre la mujer siguen muy arraigados.

La especialista explicó que algunos signos de que se vive en una situación de violencia pueden identificarse con el uso de palabras hirientes, insultos, malos tratos, golpes, chantajes de tipo económico, amenazas tales como llevarse a los hijos, entre otros.