Ciencia

Disminuye número de ballenas grises

OCTAVO DÍA | 08.02.2017 05:59 hrs.

En lagunas Ojo de Liebre y San Ignacio
Share Button

La Paz, BCS.-  El profesor e investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), Jorge Ubán, reconoció una disminución en la presencia de ballena gris (Eschrichtius robustus) en las lagunas de Ojo de Liebre y San Ignacio en la municipalidad de Mulegé.

Además, detectó que la actual temporada de avistamiento, que comprende de los meses de diciembre a abril de 2017, hay un cambio en el comportamiento de los cetáceos, porque ahora se dirigen más al sur de península, cerca de bahía Magdalena en el distrito de Comondú.

El clima juega un papel clave para que algunos de los ejemplares hayan decidido ir más al sur para encontrar aguas más cálidas.

“Estos cambios en la distribución de la ballena gris son una respuesta de la población a los fenómenos oceanográficos de El Niño y La Niña, durante los cuales aumenta y disminuye la temperatura superficial del mar, respectivamente. Cuando la temperatura es elevada las ballenas se distribuyen más al norte y cuando es baja, como en esta temporada, las ballenas se distribuyen más al sur”, explicó Urbán.

El 16 de enero de 2017 se contaron 347 ballenas en la Laguna Ojo de Liebre frente a las 584 ballenas del 18 de enero de 2016 (40% menos); mientras el 19 de enero de 2017 se contaron 39 ballenas en la Laguna San Ignacio ante las 107 ballenas del 19 de enero de hace un año (63% menos).

Por el contrario en el complejo lagunar de Bahía Magdalena este año se observa un número similar al registrado en 2016 (67 individuos), y en la región de Los Cabos se han detectado más de 20 ballenas grises esta temporada.

“La coordinación de esfuerzos gubernamentales que involucran a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, los gobiernos de los estados de Baja California y Baja California Sur, las comunidades locales, la sociedad civil y la iniciativa privada es sin duda la clave para proteger los santuarios de crianza”, agregó Urbán.

Actualmente se reconocen dos poblaciones de ballenas grises, ambas en el Pacífico norte: la americana y la asiática. La segunda se encuentra en grave peligro de extinción y se estima que cuenta con solo 130 individuos. La segunda población se ha recuperado después de su caza comercial y alcanza más de 22,000 individuos.

Las ballenas de la población americana se reproducen en el Pacífico mexicano durante el invierno, después de una migración de 9,000 km pasando por Canadá y Estados Unidos, desde el Mar de Bering, donde se alimentan. “Tras comparar más de 7,000 fotografías tomadas entre 1994 y 2012 en las costas rusas de la península de Kamchatka y la isla de Sajalín, y las lagunas de Baja California Sur, se logró identificar a 23 individuos que coincidían en ambos países. Este hallazgo demuestra que un número importante de ballenas de la población asiática viene a reproducirse a México, al igual que lo hacen las ballenas de la población americana y que la conservación de la ballena gris en aguas mexicanas también estaría contribuyendo a la recuperación de la diezmada población asiática”, explicó Urbán. 

El trabajo del doctor Urbán es apoyado por la Alianza WWF-Fundación TELMEX-TELCEL.

La Alianza WWF Fundación TELMEX-TELCEL apoyó la creación del primer laboratorio en campo para estudiar ballenas grises, incorporando nuevas tecnologías de monitoreo, fotoidentificación y censos. “Cada año se obtienen más de 1,500 fotografías de alta resolución que permiten identificar unas 400 nuevas ballenas que visitan Laguna San Ignacio. Gracias a este monitoreo se ha actualizado el catálogo de ballenas grises y se han identificado 7,500 individuos, de una población mundial estimada en 22,000 ballenas”, explicó Marcos Linares, Subdirector de Marketing Corporativo de Telcel.